Aug 10, 2018

Senado de Argentina dice no al derecho de la mujer al aborto

La Cámara de Senadores de Argentina rechazó en la madrugada de este jueves un proyecto de ley que buscaba legalizar el aborto, echando por tierra una demanda de diversos sectores de la sociedad argentina ya aprobada por los diputados, en medio de una amplia controversia que dividió por meses al país.

El proyecto de ley, rechazado por 38 votos en contra y 31 a favor, garantizaba la posibilidad de permitir el aborto hasta la semana 14 de gestación dentro del sistema público de salud de manera gratuita, algo que es actualmente permitido solo en casos de violación y de riesgo para la embarazada.

La Cámara de Diputados aprobó la norma en junio, con el voto de diferentes partidos políticos, pero tras el rechazo en el Senado, mayoritariamente compuesto por representantes de provincias donde la Iglesia Católica tiene una gran influencia, el proyecto fue abortado.

Esta iniciativa polarizó a la sociedad y a los principales partidos políticos del país. Este pasado miércoles, una gran cantidad de manifestantes con pañuelos verdes, que simboliza el derecho de la mujer al aborto, ocupó las calles de los alrededores del Congreso a pesar de la lluvia. A pocos metros, otra multitud con pañuelos celestes pedía al Senado que rechace el proyecto.

El debate fue intenso dentro del Congreso, donde los críticos de la legalización del aborto dijeron defender la vida humana desde su concepción, por momentos con posturas extremas.

“Hay algunos casos en que la violación no tiene la configuración clásica de la violencia sobre la mujer (…) por ejemplo en el abuso intrafamiliar, donde no se puede hablar de violencia”, dijo Rodolfo Urtubey, un senador de la provincia norteña de Salta, para justificar su posición en contra del aborto legal.

Los impulsores de la norma argumentaban que los abortos clandestinos son la principal causa de mortalidad maternal en Argentina y que las mujeres de bajos recursos son las más expuestas a realizar esos procedimientos en condiciones insalubres.

“El aborto legal, seguro y gratuito es la única forma de terminar con la muerte de más mujeres con embarazos no deseados”, dijo el miércoles en el recinto el senador opositor Pedro Guastavino, de la provincia de Entre Ríos.

Dentro de América Latina, solo Cuba y Uruguay reconocen el derecho de las mujeres a decidir la interrupción del embarazo y que el sistema de salud público brinde la atención requerida en este procedimiento.

Por Rufo Valencia