Jan 2, 2017

17 claves para ser más feliz y estar más relajado en 2017

Las 52 semanas pasadas no fueron las mejores, teniendo en cuenta los sucesos trágicos ocurridos a nivel internacional que contribuyen a nuestra ansiedad. ¿Cómo no vamos a vivir en un estado de estrés constante?

Si estás buscando un propósito para 2017, lo mejor que puedes hacer es centrarte en la salud mental, pero como esa puede parecer una meta demasiado ambiciosa o ambigua, descomponerla en pasos más pequeños y factibles puede ser de ayuda.

Ahí es donde entran en juego estos sencillos consejos. A continuación, encontrarás una serie de técnicas que te ayudarán a gestionar el estrés del año que viene y que te convertirán en un ser más relajado y feliz.

1. Respira.

El cuerpo ya tiene un mecanismo de lucha contra el estrés incorporado: la mente y los pulmones.

Consejo extra: además de centrarte en la respiración, intenta estar más presente, evaluar el entorno y activar los cinco sentidos. Di para ti mismo: "Siento que tengo los pies plantados en el suelo", "Oigo la televisión encendida de fondo" o cualquier cosa que te haga sentir el presente. Esto puede ayudarte a rebajar el estrés.


2. Ve a dar un paseo al aire libre al menos una vez a la semana.

El ejercicio físico —como por ejemplo pasear— puede afectar a la salud mental a unos niveles muy profundos. Pero puede que te pierdas algunos beneficios añadidos si te limitas a hacer ejercicio bajo techo. Existen estudios que demuestran que dar un paseo al aire libre puede aliviar síntomas de la depresión y mejorar el estado de ánimo significativamente. Por no hablar de lo bien que viene un poco de sol.

3. Prueba cosas nuevas.

Prueba la terapia aventurera. Hay estudios que demuestran que gastar dinero en experiencias nos hace más felices que gastarlo en objetos. Haz que el 2017 sea el año en el que veas en concierto a tu grupo favorito o en el que pruebes a montar en tirolina. Así serás más feliz.

4. Lleva un diario de agradecimientos.

O un diario cualquiera. Según ciertas investigaciones, escribir los pensamientos negativos puede ayudar a aclarar la mente y pasar al papel las cosas que se aprecian contribuye a mejorar el bienestar mental. Además, te permitirá echar la vista atrás y hacer balance del año el próximo diciembre. El progreso te sorprenderá.

5. Prueba a ir al psicólogo.

Buscar ayuda psicológica no tiene nada de malo. Los expertos están de acuerdo en que la terapia es increíblemente beneficiosa para gestionar las emociones negativas o los problemas de salud relacionados con los hábitos.

Y si estás aburrido de hablar con alguien cara a cara, hay servicios en línea que pueden resultarte útiles para averiguar lo que está pasando con tu bienestar psicológico. Todas las maneras de empezar son buenas cuando se trata de buscar ayuda profesional.

6. Desconecta de los medios de comunicación.

Si las malas noticias de 2016 te han dejado hecho polvo, no te preocupes, no eres el único. Existen estudios que demuestran que la exposición continua a las noticias negativas puede tener repercusiones perjudiciales en la salud mental. Si notas que te afecta, prueba a desconectar o a rebajar el consumo de productos mediáticos durante una temporada.

7. Haz una lista de reproducción relajante.

Cuando sientas la ansiedad, dale al play. Según la revista Inc, hay determinadas melodías que reducen la ansiedad hasta en un 65%. Los especialistas en ansiedad han identificado clínicamente "la canción más relajante del mundo" basándose en la actividad cerebral y el ritmo cardíaco de los participantes de un estudio y se trata de Weightless, de Marconi Union. Aquí encontrarás más opciones para añadir a tu lista de reproducción desestresante.

8. Acuéstate una hora antes.

Dormir es una solución mágica cuando se habla de salud mental. Según una investigación, si se duerme menos de lo necesario cuesta más regular las emociones y la irritabilidad aumenta. Por no hablar de que si se duerme demasiado poco pueden aparecer complicaciones de salud física.

9. Intenta rebajar el consumo de alcohol.

Es cierto que está muy bien tomarse una copa de vino al final del día, pero abusar de los gin-tonic después de una semana de trabajo —y su consiguiente resaca— no te va a hacer ningún favor en lo que a salud psicológica se refiere. Hay estudios que sugieren que beber mucho alcohol puede provocar el aumento de la ansiedad.

10. Deshazte de la gente tóxica.

Una cosa es que un amigo esté pasando por un momento difícil y estés ahí para ayudarle. Pero tener que estar pendiente de alguien que se estresa constantemente con cualquier situación es otra cosa. De hecho, puede ser perjudicial para tu bienestar: existe una investigación que demuestra que el estrés es contagioso. Pero la buena noticia es que la felicidad también. Tú decides de qué prefieres contagiarte.

11. Cuando sientas la ansiedad, dilo.

Como bien sabe Sarah Jessica Parker, es muy importante compartir las emociones. Y los expertos están de acuerdo: hablar sobre la ansiedad —especialmente con profesionales de la salud mental— es la clave para gestionarla y acabar con ella.

"Antes no se lo decía a nadie porque pensaba que mucha gente dependía de que yo no tuviera ansiedad. Como si todos me miraran para que yo les hiciera sentir mejor", confesaba Parker a la revista The Coveteur hace unos meses. "Hasta que no hablas de ello, te sientes como si fueras un globo demasiado hinchado, con demasiado aire en su interior. Necesitas que alguien te ayude a soltar un poco".

12. Dona dinero o tiempo a alguna organización.

"Además de mejorar la vida de los demás, está demostrado que el voluntariado puede mejorar la salud mental del voluntario al proporcionarle una meta que alcanzar y al fortalecer sus relaciones sociales", explica a la edición estadounidense del HuffPost Srijan Sen, profesor del Centro de Depresión de la Universidad de Michigan.

13. O realiza acciones amables sin motivo.

Puedes dar algo a cambio a la sociedad de muchas maneras. Puedes comprarle un café a un desconocido, invitar a comer a un profesor o sujetarle la puerta a alguien que necesite ayuda. De hecho, una investigación demuestra que este tipo de actos levantan el ánimo y obligan a seguir realizando acciones amables.

"Repartir amor por el mundo es una manera maravillosa de ayudar a alguien —y a ti mismo— a sentirse feliz", comenta al HuffPost Liz Eddy, directora de comunicaciones del servicio de atención psicológica online Crisis Text Line.

14. Permítete estar triste.

Sí, has leído bien. Los seres humanos experimentan muchas emociones y cada una de ellas merece que se le preste atención. Existe un estudio que asegura que llorar puede tener efecto de catarsis y que permite procesar mejor aquello que nos molesta.

15. Organiza un viaje.

La expectación es tan satisfactoria como las vacaciones en sí mismas. La ciencia indica que planificar un viaje puede influir positivamente en los niveles de felicidad. Da igual si se trata de una escapada de fin de semana o de una excusa para cogerse días de vacaciones, empieza a mirar destinos.

16. Reafírmate.

Los diálogos internos pueden tener un poder increíble. Pero existen estudios que demuestran que reafirmarse —es decir, centrarse en los puntos fuertes de uno mismo o en la valía personal— ayuda a combatir la negatividad que el cerebro tiende a producir en masa.

Por ejemplo, si eres una persona creativa, piensa en cómo descubriste que lo eras y piensa de qué formas has expresado tu creatividad en el pasado. Según los expertos, esta técnica sirve para reducir los niveles de estrés y te hace pensar en las cosas que ayudan a fortalecer la percepción que tienes de ti mismo.

17. Date un respiro.

Todos nos metemos presión para "poder con todo", cosa que puede llevar a que nos sintamos quemados. Tú eres el crítico más duro para ti mismo. Sé más tolerante contigo mismo el año que viene y empieza a aceptarte por completo (según los expertos, es la clave para ser más feliz, pero es un hábito que rara vez se lleva a la práctica). Tarde o temprano emprenderás el camino hacia una vida más tranquila y feliz.

Brindemos por que el 2017 sea mucho mejor que el 2016.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.