Dec 27, 2015

El béisbol como patrimonio nacional y las Aguilas Cibaeñas

El béisbol nació en República Dominicana en el siglo XIX. Emilio Rodríguez Demorizi lo sitúa entre los años 1894 y 1895, pero hay historiadores deportivos que dan el 1891 como el año probable de su surgimiento en nuestro territorio.

Estamos hablando de un pasatiempo que habrá de cumplir 125 años en el 2016. Un pasatiempo que, a pesar de los cambios producidos en los últimos años que afectan su atractivo, y las amenazas ciertas de disciplinas deportivas que, como el fútbol, está despertando pasión en sectores de las clases media y alta, sigue siendo el favorito de toda la población. Aquí todo el mundo tiene su sello partidario y su color beisbolero, aunque no ejerza.

La historia de nuestra pelota se levantó sobre glorias y fracasos, sobre terreno fértil y peñascos, con altas y bajas. Se agitaba clamorosa por periodos y luego venían tiempos borrascosos, de abandono del pasatiempo. En sus años primerizos, generó la excitación propia de los inicios; luego, se popularizó, creó líderes y fanáticos, para casi al mismo tiempo caer vencido por obstáculos de diversa índole. Como si estuviera destinado a ser rey y para ello debiera vencer en diversas batallas, el béisbol regresaba, y regresaba el entusiasmo y ardían de nuevo las gradas con el combustible de la pasión. Por el sur, por el este, por el norte, caminaba agitado el pasatiempo, y comenzaron a crearse los campos de juego y los protagonistas y los mecenas. El béisbol sentaba sus reales con paso firme.