Aug 22, 2015

El Cigala de luto, ha perdido a su amor y su manager de un cuarto de siglo

SANTO DOMINGO.Diego el Cigala está de luto. Su esposa de un cuarto de siglo, Amparo Vicenta Fernández Carrascosa, su manager, su mano derecha, ya no está. La que ponía orden en la vida del artista poeta, la que le peleaba porque andaba de farras o la que determinaba cómo se vestiría. Ella era su apoyo mayor y la que defendía con garras y con dientes el trabajo de su marido, ya no estará más, sino en el recuerdo de quienes la conocieron.

Conocí a Diego y a Amparo juntos. Él, cálido como pocos, lleno de amor por los demás, entregándose en el escenario y tras bambalinas. Ella en un segundo plano, delgada, sonriente, atenta a los detalles del hombre con el que vivió 25 años. Amparo era hija de Manuel Fernández Ballester, piloto de las Fuerzas Aéreas españolas, vecino de Málaga, y de la valenciana Vicenta Carrascosa Roselló.

En mayo del 2013 Diego y Amparo se mudaron a República Dominicana. Meses después obtuvieron la nacionalidad dominicana, junto al Cigala y sus hijos Diego, de 16 años, y Rafael, de siete. También vivirán sus dos nietos, hijos de su vástago mayor ( de 23 años). También Julio César Fernández, hijo de Amparo, ahora road manager de Diego.

En mayo anunció a sus familiares que padecía de cáncer. Ayer, antes de que Diego subiera a escena en Los Ángeles, Amparo, en Punta Cana, perdió la batalla. “No puedo, no puedo, no puedo”, dicen que susurraba el cantaor. Lo hizo porque fue más profesional que nunca en su vida de gitano.

Amparo ya no está. Y pronto será parte del aire del Caribe. Paz a su alma y fuerza a Diego y sus hijos.
Por Alfonso Quinones Diario Libre