Jan 5, 2015

Mira cómo una novia plantada en el altar superó la tristeza



Shelby Swink, de 23 años mantuvo una relación sólida con un chico que conoció en la universidad en el año 2011, de manera que se comprometieron y planificaron su boda para noviembre de 2014. A pocos días de la boda, el ex le confesó que no la amaba y que no quería casarse con ella. El idilio de amor había terminado y Shelby Swink quedó plantada en el altar.

“Estaba en shock y no sabía qué pensar o hacer. Estaba paralizada”, declaró Swink al Daily Mail.

La fecha de la boda llegaría y un día de compasión era lo que menos quería. Fue allí cuando llegó la propuesta de la fotógrafa Elizabeth Hoard, quien le sugirió hacer una sesión de fotos destrozando su vestido de novia de forma divertida. “Al principio me pareció una locura, pero después de pensarlo mucho, sabía que la sesión era perfecta para mí”, dijo Shelby.

Sus amigas y sus padres participaron en la sesión fotográfica en la que no solo hubo pintura, sino también champaña y puros. “No podría haber pedido un mejor grupo de amigos.”

“Ni siquiera puedo describir lo liberador y catártico de la experiencia”, dijo Swink. “El momento en que la pintura golpeó mi vestido sentí que estaba liberada de la pena.”

Finalmente, Swink confesó que si pudiera, le daría las gracias a su ex: “Gracias por liberarme de un futuro dolor. Gracias por empujarme a darme cuenta de mi propia fuerza… Gracias por enseñarme que nadie puede quitarme la felicidad. Gracias por dejarme ir para que pueda encontrar el verdadero amor. ¡GRACIAS!”.
 
Fotografías de Elizabeth Hoard Photography