Dec 16, 2014

Sentada 'porno' en Westminster

Lo nunca visto a los pies de Westminster. Al ritmo del 'Sit on My Face' de los Monty Python, decenas de manifestantes improvisaron (vestidos) algunos de los actos recién prohibidos por la nueva Regulación de Servicios Audiovisuales en las películas pornográficas rodadas en Reino Unido.

El número estrella en la original manifestación, que dejó perplejos tanto a fotógrafos como a policías, fue el de "sentarse en la cara", ejercido indistintamente por una veintena de parejas heterosexuales y homosexuales ante los ojos de decenas de viandantes en las ojivas del Parlamento (pese a la ley "mordaza" a la británica que ha restringido la libertad de movimientos en sus inmedicaciones).

Hubo también azotes, flagelaciones y estrangulamientos fingidos, así como visible parafernalia sadomasoquista, la práctica más severamente castigada por la nueva ley por considerar que pone en riesgo la vida sus practicantes. La nueva regulación prohíbe también los abusos físicos o verbales y la penetración con "puño" o con "objetos asociados a la violencia". También queda proscrito el "squirting" o eyaculación femenina, por estimar que puede ser confundida con la orina.

"Sería muy fácil condenar la lista de prohibiciones como sexista", alegó Charlotte Rose, una de las organizadoras de la original protesta. "Pero estamos, al final, ante una caso flagrante de censura. Lo que está haciendo el Gobierno es quitarnos la libertad personal sin perdirnos permiso". "¡Siéntate en la cara de Santa!", podía leerse en la pancarta de uno de los manifestantes. "El 'squirting' no duele", fue otro de los carteles más celebrados. "Las vulvas no matan", "No dejes que el Gobierno se meta en tu cama", "Felices hasta el 69"... Y en este plan.

Entre los manifestantes hubo dominatrix profesionales, como Mistress Absolute, que ve peligrar su negociado, adivirtiendo sobre todo lo que vendrá después: "Empiezan restringiéndonos el sexo y acabarán prohibiéndonos todo lo demás. Esta ley no es más que la puerta de entrada". Jerry Barnett, del grupo Sex and Censorship, tomó el micrófono y puso fin a la sentada "pornográfica" haciendo un llamamiento a todos los grupos de libertades civiles: "Han declarado la guerra a la pornografía, pero no se conformarán con eso. Este no es más que el primer paso a la introducción de la censura en internet".
 
via el mundo