Nov 5, 2014

Si usted quiere migrar a Estados Unidos DEBE leer esto

Cada año, Estados Unidos emplea a más de 100 mil personas como trabajadores temporales, usualmente en labores mal pagadas. El 83 por ciento de ellos son mexicanos. La necesidad de un trabajo ha llevado a muchos de ellos a aceptar trabajos aun sin cerciorarse si la empresa que los está contratando existe o si la persona que les ofrece el trabajo no es en realidad un estafador.

El fraude que la supuesta agencia de contratación Chamba México hizo a más de 6 mil personas que buscaban un trabajo en Estados Unidos o Canadá fue apenas la evidencia de un problema mayúsculo que persiste: la defraudación de trabajadores que buscan una oportunidad laboral en el exterior, a través de estafadores que se hacen pasar por reclutadores o de auténticos intermediarios de las empresas, que prometen a las personas condiciones de trabajo que luego no cumplen. De acuerdo con el Centro de los Derechos del Migrante, uno de cada 10 trabajadores migrantes ha sido víctima de fraude.

Se trata de un problema complejo por varias razones: su trasnacionalización, los esquemas de subcontratación que impiden rastrear a empleadores y reclutadores, la falta de registros oficiales y el miedo de los trabajadores a denunciar, frente a la posibilidad de perder el trabajo o ser puestos en listas negras. La irregularidad con que operan los reclutadores y la falta de atención de los gobiernos mexicano y estadunidense terminan por configurar un escenario propicio para los abusos.