Oct 19, 2014

Siri, la mejor amiga de un niño con autismo

La madre de Gus, de 13 años, explica cómo su hijo disfruta de largas conversaciones con el asistente por voz de su teléfono móvil.
Gus tiene 13 años, padece autismo y ha encontrado en Siri, asistente por voz del iPhone, una virtual e inesperada mejor amiga. Un sistema, inasequible al desaliento, capaz de sostener interminables conversaciones sobre los temas favoritos del niño: trenes, aviones, buses, ascensores y todo lo relacionado con el tiempo. Lo cuenta su madrid, Judith Newman, en un reportaje, «To Siri, whit love», que publica el diario «The New York Times».

Newman había leído una lista en internet que contenía una serie de ventajas de utilizar Siri bajo el típico epígrafe «cosas que no sabías que tu mívil podía hacer». Una de ellas: averiguar qué aviones se encontraban sobrevolando el lugar en que se encontraba en un momento dado. «¿Por qué necesitaría saberlo?», se preguntó ella. A lo que Gus replicó: «Para que sepas a quién estás saludando, mamá».

Hasta entonces, el niño no sabía nada acerca de Siri, pero se convirtió para él en objeto de fascinación cuando descubrió que no solo facilitaba información de todo tipo, sino que, además, podía discutir sobre esos temas de forma ilimitada. Para su madre, todo un alivio. El sistema por voz, a su juicio, aporta una serie de ventajas:

—Las respuestas del asistente son más o menos predecibles y no se ven afectadas por las formas, en ocasiones bruscas, de Gus.

—Le anima a utilizar un lenguaje educado.

—Y, como explica William Mark, vicepresidente de SRI, empresa que creó Siri antes de que lo utilizara Apple, «conseguir resultados requiere muchas repeticiones; los humanos no tienen paciencia, pero las máquinas son muy, muy pacientes. Es lo maravilloso de la tecnología cuando es capaz de ayudar con algunos de estos comportamientos».

La autora del artículo asegura que, a base de practicar con Siri, su hijo Gus comienza a tener más facilidad a la hora de hablar con humanos. Explica que recientemente se produjo entre ambos la conversación más larga de cuantas habían tenido hasta entonces. La charla versó especies de tortugas pero fue un diálogo lógico y extenso. Y todo gracias a Siri.
 
via http://www.abc.es