Oct 4, 2014

Nueve explicaciones para ese terrible cansancio

Amanece un nuevo día y a pesar que no te has trasnochado sientes un terrible cansancio recorriendo tu cuerpo, y te preguntas “¿por qué?”. Te mostramos algunas razones científicas que podrían ayudarte a solucionar el problema.

1. Dejas de hacer ejercicio

Aunque suene un poco extraño, dejar de ejercitarte puede producirte cansancio. Esto se debe a que el ejercitarte regularmente aumenta la entrega de oxígeno y nutrientes a los músculos. Según un estudio realizado por la Universidad de Georgia, un hombre sedentario que realiza ejercicios suaves 3 días a la semana, y al menos por 20 minutos, muestra menos cansancio y más energía luego de 6 semanas.


2. No tomas suficiente agua

La nutricionista Amy Goodson señala que tan solo una deshidratación del 2% afecta el nivel de energía del cuerpo. Esto ocurre debido a que la falta de agua reduce el volumen sanguíneo y vuelve a la sangre más espesa. Ocasionando que los latidos del corazón sean menos eficientes y se transporte menos cantidad de oxígeno y nutrientes a los músculos y órganos.

3. Falta de hierro

Una falta de hierro se traduce en falta de oxígeno en los músculos y células, señala Goodson. Esto puede hacer que te sientas lento, débil, irritable y falto de concentración. Por tal motivo, se recomienda consumir carnes magras, tofú, huevos y alimentos altos en vitamina C, que ayudan a la asimilación de hierro.

4. Estrés

Hay situaciones en las que uno quiere que todo salga perfecto. Esto agrega cierto nivel de presión en uno mismo que en ciertas ocasiones no se puede controlar y puede conllevar a estrés o ansiedad. Para la doctora y profesora de psiquiatría de la Universidad de Nueva York, Irene S. Levine, lo recomendable es tener límites de tiempo y un orden para cuando uno se propone un nuevo proyecto. Asimismo, es una buena opción darse un tiempo para reflexionar y pensar dos veces las cosas.

5. No desayunas

La comida genera energía. Por eso, el primer alimento del día es el que te recarga. Si no lo tomas, simplemente no te abasteces lo suficiente de energía. “Tomar desayuno es como hacer una fogata en tu cuerpo y acelerar tu metabolismo”, comenta Goodson, citado por el portal Difundir. Para ella, un buen desayuno debe contener grasas saludables, proteína magra y granos enteros.

6. Tener una oficina desordenada

Puede parecer extraño, pero un estudio de la Universidad de Princeton afirma que tener un escritorio desordenado te cansa mentalmente, reduce tu capacidad de concentración y limita la capacidad de tu cerebro de procesar información.

7. Tomar una o dos copas de vino al dormir

Muchos tienen la idea de que un poquito de alcohol antes de dormir te relaja y mejora tu sueño, sin embargo, eso es falso. Allen Towfigh, director médico de New York Neurology & Sleep Medicine en Nueva York, señala que este tipo de bebidas producen un alza en el sistema adrenalínico, a medida que se metaboliza. Por tal motivo, hay muchas posibilidades que te despiertes en plena noche.

8. Tomas mucha cafeína durante la tarde

Nada es bueno en exceso. Estudios señalan que tomar tres tazas de café al día es bueno para la salud. Sin embargo, consumir mucho afecta tu sueño, señala Towfigh. La cafeína bloquea la adenosina, producida por células activas que a medida que se acumula te hace dormir. Según un estudio publicado en la revista de Medicina Médica Clínica del Sueño, ingerir cafeína 6 horas antes de dormir afecta tu ciclo de sueño.

9. Duermes tarde todos los fines de semana

Los viernes y sábados son normalmente días en que uno se acuesta tarde porque puede dormir todo lo que quiera al día siguiente. Sin embargo, este hábito no es muy adecuado ya que al despertarte tarde el domingo te costará poder dormir esa noche, lo que conlleva despertarte el lunes cansado. “Dormir una siesta de 20 minutos aproximadamente le permite a tu cuerpo recargarse sin entrar en los ciclos más profundos de sueño, que es lo que causa que te despiertes más cansado”, señala Towfigh.

Por El Comercio, Perú /GDA