Oct 27, 2014

El sistema educativo sin normas que triunfa en Nueva Zelanda... ¿una buena idea?

En la escuela Swanson, en Nueva Zelanda, no hay reglas que cumplir cuando se sale al patio. No se trata de un experimento sociológico sino más bien de un método educativo que, en opinión de sus responsables, ya ha sido testado y está proporcionando unos beneficios increíbles. Así lo asegura el director del centro, Bruce McLachlan, quien apunta una notable mejora en el comportamiento de sus alumnos desde que nadie les dice lo que deben hacer. «No rules rule» es el lema del colegio.

El sistema, con el que este centro de Nueva Zelanda lleva trabajando tres años, es sencillo. Tal y como indica su responsable, «consiste en dejar a los niños ser niños y enseñarles a través del juego. No solo el comportamiento de los menores ha mejorado, sino que el método ha ayudado a los niños a solucionar muchos de sus problemas». «Yo solía ser uno de esos profesores autoritarios —prosigue Bruce McLachlan— que decían a los alumnos que no montaran en bicicleta o no escalasen un árbol». Así lo destaca el docente en un reportaje publicado este mes en el portal de noticias News.com. «Después pensé que si se hacían daño haciendo este tipo de cosas acabarían aprendiendo de ello y no volverían a hacerlo».