Aug 29, 2014

OMS pide regular cigarrillo electrónico

GINEBRA. La Organización Mundial de la Salud recomendó el martes que los países regulen los cigarrillos electrónicos y no permitan su uso en espacios cerrados hasta que se demuestre el vapor exhalado no es dañino para terceros.
En un informe a los 194 países miembros, el organismo de salud de Naciones Unidas también pidió que se prohíba la venta a menores de los productos con vapor de nicotina y que también se prohíba o al menos se reduzca al mínimo la publicidad, promoción o auspicio.

La entidad con sede en Ginebra dijo que el mercado global de 3.000 millones de dólares, con más de 400 marcas de cigarrillos electrónicos, es escenario de una competencia agresiva entre compañías independientes y las empresas tabaqueras transnacionales.

El veloz aumento global del uso de cigarrillos electrónicos requiere que se tomen las medidas regulatorias correspondientes, dijo la OMS.

La regulación "es una premisa necesaria para sentar una base científica que permita juzgar los efectos del uso y para garantizar que se realizan las investigaciones apropiadas, se protege la salud pública y se concientiza a la gente acerca de los riesgos y beneficios potenciales", según el informe.

El documento será discutido en una conferencia de la OMS sobre el tratado de salud pública para el control del tabaco, prevista para octubre en Moscú.

En la víspera, la Asociación Cardiológica Estadounidense exhortó a reglamentar los cigarrillos para que no caigan en manos de los jóvenes, y dijo que apoya el uso de los aparatos a pilas que vaporizan la nicotina solo como último recurso para ayudar a los fumadores a dejar el hábito.

Se sabe poco sobre los efectos sobre la salud de los cigarrillos electrónicos, que se venden en Estados Unidos desde 2007 y contienen menos sustancias tóxicas que los cigarrillos tradicionales. En abril, las autoridades estadounidenses propusieron tratarlos como productos tabacales, prohibir la venta a menores de 18 años y ponerles rótulos de advertencia.

Según la OMS, la venta está prohibida en 13 de los 59 países que regulan los artefactos, pero la mayoría de los 13 dicen que se pueden obtener por medio del comercio ilegal y la venta a través del internet.