Aug 18, 2014

En el país persisten los mismos males que en 1885

Santo Domingo.- En República Dominicana persisten los mismos problemas ancestrales que describían los pensadores Francisco Bonó en el año 1885, y José Ramón López, en 1915.

No obstante, se ha avanzado muchos sentidos, y en otro aparecen nuevas situaciones negativas que se han agregado, como la criminalidad común y el narcotráfico.

Del tema habló el historiador Roberto Cassá, director del Archivo General de la Nación (AGN), al participar como invitado en Los Coloquios EL DÍA.

“Eso no quiere decir que la historia no avanza. Tenemos situaciones de duración larga que persisten, pero evidentemente hay cambios”, apuntó.

Problemas que siguen
Roberto Cassá detalló que el país continúa con la misma forma aleatoria de hacer política, el personalismo político, el individualismo que sitúa José Ramón López en la mentalidad de los dominicanos, y la corrupción, de la que habló Pedro Francisco Bonó.

“Todos esos temas son aplicables al día de hoy”, comparó el historiador.

Sin embargo, alertó que se debe tener cierto cuidado a la hora de ver esas similitudes, tras sustentar que “la historia no se repite, sino que se desarrolla”.

“La corrupción sigue como un mal no de ahora, no se identifica en todos los planos. Lo que para Bonó era “La gran corrupción”, era como un juego de niño para la de hoy”, expresó el historiador.

Alertó que como funcionario público no haría ninguna apreciación en contra de las orientaciones del Estado, pero criticó que el mismo está aquejado de inconvenientes enormes y limitaciones.

Empoderamiento social

Cassá externó que la ciudadanía dominicana debe hacerse cargo de su destino de manera activa, a través de un proyecto nacional de desarrollo que implique un parámetro nuevo de equidad colectiva.

Consideró que la gente debe participar en los asuntos públicos y asumir la responsabilidad como ciudadano de crear medios organizados de participación pública.

“Hemos tenido un déficit creciente de participación colectiva. La sociedad dominicana se ha fragmentado en pequeños intereses y ya no hay perspectivas universales de nuestro destino como nación”, apuntó. Manifestó que la participación en conjunto es una responsabilidad de todos.

Limitaciones protestas

El historiador agregó que existen muchas limitaciones en las protestas sociales, las cuales considera están carentes de contenido.

Cassá piensa que los movimientos que aparecen por el momento son expresiones convenientes en sentido general, pero muy limitadas. Creo que hay un estado no deseable en la misión mayoritaria colectiva de los asuntos públicos y hace falta trabajar en esa reforma intelectual en el país de forma cultural.
 
via El Dia