Aug 18, 2014

El origen del "te nomino a" y otros retos virales en Facebook

Miles de muros de Facebook se han llenado de gente mojada y fotos de personas cuando eran pequeñas. El último fenómeno viral viene en forma de nominación, un reto en el que si no participas, pagas. Analizamos esta moda social desde una perspectiva sociológica e indagamos en las motivaciones de los retados.
Con 17 años, la familia de Damián Pereira se trasladó a vivir a Suiza. El joven dejaba atrás su pueblo natal de Camariñas (A Coruña) para iniciar una nueva etapa. Los kilómetros también le alejaban de sus amigos de infancia por lo que decidió, hace unos meses, poner en práctica un reto que se había extendido por el país helvético: bañarse con ropa en agua fría para conseguir un fin. Lo que no esperaba Damián, alías ‘Tibu’, es que su acción desembocaría en un fenómeno social llamado ‘El legado de Tibu’.

«En España no se llevaba este tipo de retos para nada», explica el joven a Gonzoo desde Suiza. «Me nominaron y tenía 48 horas para hacer el reto, que era pagar una noche de juerga o un pack de seis cervezas. Luego, nominé a tres amigos de la infancia. Mi idea era acercarme de nuevo a esos amigos, verles en vídeo. No esperaba este ‘boom’», señala.

El ‘legado de Tibu’ no es un caso único. En las últimas semanas, muros de Facebook de miles de usuarios se han llenado de retos y nominaciones para llevarlos a cabo. La mecánica es simple: nominar a tres amigos/as para que realicen un desafío y decir por qué. Si no lo hacen, invitan a comer al que le ha nominado. Subir fotos de cuando se era pequeño o el ‘neknomination’ son otros juegos que se han propagado a través de las redes sociales.

«Estas plataformas son un espacio donde mantener las relaciones interpersonales sin necesidad de la presencia física», explica Rafael Conde, doctor en Sociología y miembro del grupo de investigación ‘Cibersomosaguas’. «Sin embargo, —añade Conde— una web como Facebook no suele crear estas relaciones por sí misma, necesita de una relación previa. Por tanto, este fenómeno de los retos no es más que una reformulación de una relación existente».

No rompas el juego

El concepto se puede asemejar a las cadenas de correo a través de Hotmail y Messenger de 2007: lee, haz y reenvía. Subir una foto de pequeño es otra variante viral. Mamen, de 20 años y estudiante de Periodismo en Málaga, fue nominada a mostrar su imagen de infancia y siguió el juego: «me pareció gracioso y me apetecía seguir la cadena. Además, así no tenía que pagar una cena a quien me había invitado», cuenta.

Para Mar Fernández, de 22 años y residente en Madrid, la principal motivación que la llevó a participar en el ‘legado de Tibu’ fueron «las ganas de echarme unas risas». En su caso, se grabó mientras recibía un cubo de agua fría. «Me apeteció hacerlo. También es cierto que necesitas tener a alguien que sepas que vaya a cumplir la nominación, porque no tiene gracia hacerlo uno solo».

Esta idea de ‘yo lo hago, tú lo haces’ es una norma no escrita en este tipo de retos. «Es un juego clásico, como cuando éramos niños y jugábamos a ‘beso, verdad o atrevimiento’. Si otro ha ido a hacer algo por atrevimiento, cuando te toca a ti no puedes negarte, porque se ha establecido como una norma del juego y el que rompe el juego está fuera del mismo. Cuando alguien publica su foto de la infancia y reta a unos amigos, aquellos que rompan la cadena quedan marcados como los que han roto el juego. Y a nadie le gusta ocupar esa posición, porque quedarse fuera de los juegos sociales es quedarse fuera de un grupo y de su identidad», argumenta Conde.

Una actividad de riesgo

¿Sin riesgo no hay diversión? Esta máxima es recurrente a la hora de plantear algunos retos. Hace unos días, un joven francés de 19 años falleció al ahogarse mientras realizaba una variante del ‘legado de Tibu’. Su idea fue ir más allá: se tiró al agua junto a su bicicleta, lo que le dificultó la salida a flote. Para Damián Pereira, el «traductor» del reto en España, ante cualquier nominación «hay que tener dos dedos de frente y pensar antes de hacerlo. Si no sabes nadar, no te tires. Mucha gente interpreta el reto como ‘hacerse el gallito’, intentar hacer más que los otros».

Otra moda oscura es la conocida como ‘Neknomination’, original de Australia, muy seguida en el Reino Unido y que consiste en acabarse de un solo trago la bebida mientras se graba la acción en vídeo. La muerte de varios jóvenes al llevar a cabo el reto levantó la voz de alarma en la sociedad británica. Albert, un joven de Canadá que participó en el desafío de la bebida, explica a Gonzoo que prefiere olvidarse del tema y que no quiere que se le relacione con el desafío. De hecho, añade que tiene la intención de borrar el vídeo donde aparece.

Sobre este caso, Rafael Conde, sociólogo, apunta que «las redes son una experiencia que te expone a los demás y se trata de mostrar cosas que den una imagen de ti que se parezca a lo que quieres que piensen los demás que eres. Si lo que has hecho no responde a esa imagen, lo eliminas. Si hago el reto, pero lo que muestro da una imagen de mí que no es la que quiero proyectar a toda la gente que puede verlo, mejor eliminarlo».

Del 'Balconing' al estilo 'Jackass'

‘Balconing’, ‘Planking’, ‘Slimming’, Reto del hielo y la sal,… YouTube contiene miles de vídeos con modas sociales donde el factor diversión se quiere elevar al HD. Igual ocurre cuando se pretende imitar el estilo ‘Jackass’.

Estos fenómenos emergentes, que surgen de los propios usuarios y no de una industria, resultan interesantes para los sociólogos, como aclara Conde: «antes los programas de TV mostraban las fotos de famosos de niños. Ahora mostramos las nuestras y vemos las de nuestros amigos. Antes veías contenidos en TV. Ahora ves a tus amigos haciendo un reto. Es cierto que ambas cosas coexisten y que una no sustituye a la otra, pero las horas de visionado de retos y otros contenidos en redes sociales son horas que se restan de medios de comunicación que generan los contenidos de forma piramidal. Para mucha gente es más interesante ver a su amigo subiéndose a un árbol que a un cocinero estrella hacer un gazpacho».
via gonzoo