Aug 2, 2014

El mito de: “¡Qué me quiera como soy!”

¿Cuántas veces no te han dicho esta frase o tú misma la has pronunciado en una relación? Nuestro columinista nos explica el daño que le hace a una pareja no querer cambiar las actitudes que los afectan a los dos.
La intención con este post no es otra que romper algunas relaciones poco sanas y salvar aquellas que aún están a punto de ser salvadas. ¿Por qué tan crudo? Pues bien, creo que es importante que tengas en mente que una relación de pareja es algo bastante importante como para que confiemos su proceso basándonos en mitos que nuestra cultura o la bienintencionada crianza han creado en nuestra mente.

Si estás leyendo, es porque quizá una persona te dijo la frase del título: “Así soy yo, así me debes querer” o tú has emitido la frase: “Así soy yo, debes quererme tal cual soy”. Casi siempre estas frases van acompañadas de ideas como: “el amor es aceptar al otro tal como es” o “Yo ya no cambio, así soy desde que me conociste”. Usualmente esta frase se dice cuando hay algún rasgo de la personalidad del otro o de ti que no es fácil de manejar en la relación y que genera mucho conflicto.

Bueno, quiero decirte que si has recibido la frase, tu objetivo debe ser alejarte de esa persona, pues no es alguien que esté dispuesta a crecer, evolucionar y tener una actitud de construcción en pareja.

En cambio, si eres tú quien ha dicho la frase en los últimos días, te invito a que rompas el mito de que no puedes cambiar, o de que te tienen que aguantar con aquellas cosas que no son tan positivas de tu forma de ser o de la forma en la que estás manejando tu vida.

Lee también: ¿Puedo reconquistar a mi pareja?

Es cierto que no tenemos que ser como la sirenita y cambiar nuestra naturaleza para que nos acepten. Sin embargo, cuando estamos en una relación de pareja, nuestra naturaleza tiene que ser reflexiva y flexible en torno a que aquellas cosas que tenemos en nuestra vida como desagradables y se sienten en la pareja, probablemente estén impactando en otras áreas de tu vida.

No estoy invitando a que le exijas a la persona que cambie sus gustos o sus aficiones, o la forma en que habla. Siempre y cuando eso no le haga daño a sí mismo, a la relación o a las personas que están a su alrededor.

¿Qué hacer?

Pues bien: si tu pareja no quiere cambiar su lenguaje agresivo, su malgenio o su atención desmedida por los videojuegos que está influyendo en la vida sexual o de pareja; es hora de que le des la última oportunidad y le exijas una modificación de sus hábitos emocionales y relacionales. Si no hay disposición al cambio y te dice: “Quiéreme como soy",  di adiós y defiende tu realidad sin negociar en tu contra.

Si eres tú quien tiene esta creencia, es mi responsabilidad decirte que hagas un esfuerzo en todas las dimensiones de tu vida por cambiarla, pues estás condenándote a la soledad, en una cultura que, poco a poco, está subiendo sus estándares de relaciones hacia personas más inteligentes en el orden social y emocional.


Por: Dr. Phyloel*