Jul 30, 2014

¿Servirá de algo poner papel en un baño público antes de sentarse?

¿Eres de esos que siempre utiliza protectores de asientos antes de sentarte en un retrete público’? Evidentemente, lo haces para prevenir el contagio de alguna enfermedad o, simplemente, evitar salpicaduras que puedan haber quedado en el asiento del inodoro.

En realidad, esa conducta está más relacionada con tu propia tranquilidad y seguridad que con una efectividad real, según asegura el especialista de enfermedades infecciosas William Schaffner, profesor de medicina preventiva en el Centro Médico de la Universidad Vanderbilt.

“Se debe a que los asientos de los inodoros no son un vehículo para la transmisión de cualquier agente infeccioso”, explica Schaffner a The Huffington Post. Esos asientos fueron considerados antaño una forma para transmitir infecciones gastrointestinales o de transmisión sexual, pero la investigación de Schaffner descarta esa teoría.

Eso no quiere decir, en cualquier caso, que no haya bacterias que causan enfermedades, como el E. coli o el streptococcus, en el asiento de un retrete. Pero el doctor Philip Tierno señala que la piel de nuestros traseros sirve como eficaz barrera protectora.

Lo que sí ayudará a evitar la propagación de enfermedades gastrointestinales es lavarse las manos y bajar la tapa del inodoro al tirar de la cadena. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan de que el uso correcto de jabón y agua para lavarse las manos puede reducir las muertes relacionadas con enfermedades diarréicas hasta en un 50%.



Fuente: Huffington Post