Jul 30, 2014

¿Qué es el ébola?

El virus del ébola causa fiebre hemorrágica viral (FHV), que según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos se refiere a un grupo de virus que afecta a varios sistemas orgánicos del cuerpo y que a menudo provocan sangrados.

El virus tomó su nombre del río Ébola en la República Democrática del Congo, en donde ocurrió uno de los primeros brotes en 1976. El mismo año hubo otro brote en Sudán.

La OMS dice que las cinco cepas diferentes del virus toman el nombre de las áreas en las que se originaron. Se cree que tres de estas provocaron grandes brotes de fiebre hemorrágica en África.

Se trata de la cepa Bundibugyo (zona de Uganda en donde el virus se descubrió en 2007) y los subtipos Sudán y Zaire.

Hubo un caso aislado de ébola del subtipo Costa de Marfil. Este subtipo se descubrió cuando un investigador que estudiaba chimpancés salvajes se enfermó en 1994 después de hacer una autopsia a uno de los animales. El investigador se recuperó.

Finalmente, el ébola Reston toma el nombre de Reston, una ciudad del estado de Virginia en Estados Unidos, en donde se identificó esta quinta cepa del virus del ébola en monos importados de Filipinas.

Los CDC señalan que aunque hubo humanos infectados con el ébola Reston, no hubo casos de enfermedad en  humanos ni muertes a causa de este subtipo.

¿Cuáles son los síntomas del ébola?

Los primeros síntomas del virus del ébola incluyen aparición repentina de fiebre, debilidad, dolor muscular, dolores de cabeza y dolor de garganta. Estos síntomas pueden aparecer entre dos y 21 días después de la infección.

La OMS señala que estos síntomas tempranos no específicos pueden confundirse con los síntomas de enfermedades como la malaria, fiebre tifoidea, meningitis o incluso la peste.

MSF indica que algunos pacientes incluso pueden presentar salpullido, ojos rojos, hipo, dolores en el pecho y dificultad para respirar y tragar.

Los primeros síntomas avanzan hasta llegar a vómitos, diarrea, alteración de la función renal y hepática, y a veces hemorragias externas e internas.

El ébola solo se puede confirmado definitivamente por medio de cinco pruebas de laboratorio diferentes.

¿Cómo se trata?

No hay tratamientos específicos para el ébola. MSF señaló que se aísla a los pacientes y después reciben apoyo de los trabajadores de salud.

"Esto consiste en hidratar al paciente, mantener su oxigenación y presión sanguínea y tratarlos por cualquier infección de complicación”, dice.

Ha habido casos en que los pacientes contagiaron a los trabajadores de salud y la Organización Mundial de la Salud emitió guías para tratar con los casos confirmados o posibles del virus.

Se aconseja a los trabajadores que se pongan trajes impermeables y guantes y que porten protección facial (como gafas protectoras o una máscara médica) para prevenir salpicaduras a la nariz, boca y ojos.

MSF señaló que contuvo un brote en 2012 en Uganda al implementar un área de control alrededor de su centro de tratamiento. Se considera que un brote termina cuando pasan 42 días (el doble del periodo de incubación de la enfermedad) sin casos nuevos.

¿Cómo se propaga?

La OMS señaló que se cree que los murciélagos de fruta pueden ser el huésped natural del virus del ébola en África y que transmite el virus a otros animales.

Los humanos contraen el ébola a través del contacto con los fluidos corporales de los animales infectados.

La OMS señaló que en África hubo casos documentados de humanos que enfermaban después de tener contacto con chimpancés, gorilas, murciélagos de fruta, monos, antílopes de bosque y puercoespines muertos o enfermos.

Se dice que posteriormente el ébola se propaga de humano a humano a través del contacto con fluidos corporales que contienen el virus. El virus puede propagarse a través del contacto con un objeto contaminado con secreciones infectadas.

El contacto directo con los cadáveres de víctimas del ébola también puede provocar una infección y el virus puede transmitirse a través del semen infectado hasta siete semanas después de la recuperación clínica.

MSF indicó que aunque se cree que el virus puede sobrevivir durante algunos días en forma líquida fuera de un organismo infectado, es frágil y la desinfección con cloro, calor, luz solar directa, jabones y detergentes pueden matarlo.

La epidemióloga de MSF, Kamiliny Kalahne, dice que los brotes normalmente se propagan en áreas en las que los hospitales tienen un control de infecciones deficiente y acceso limitado a recursos como agua potable.

"Las personas que enferman con el virus casi siempre saben cómo se enfermaron: cuidaron a alguien en su familia que estaba muy enfermo –alguien que tenía diarrea, vómitos y sangrado– o porque eran personal médico que tenía mucho contacto con un paciente enfermo”, dice.
 
via cnn español