Jul 27, 2014

California experimenta su peor sequía

    El estado de California pasa por su peor sequía en una generación, que provocó la declaración de estado de emergencia el 17 de enero.

LOS ANGELES — Los aspersores afuera del Capitolio de California están apagados y el pasto se está marchitando, las "estaciones de agua" con un toque de limón y pepino en el edificio de pensiones del estado han desaparecido, los reos en las cárceles toman duchazos más breves y las personas que acampan en algunos parques populares ya no pueden bañarse ahí.

Con medidas grandes y pequeñas, el gobierno estatal se esfuerza por ahorrar agua en su intento por cumplir con la petición del gobernador Jerry Brown de que todos —desde los residentes hasta los negocios y las agencias estatales— reduzcan 20% su uso.

Aun así, seis meses después de que Brown declaró una emergencia por la escasez de agua, pocas agencias estatales saben si sus esfuerzos de conservación están cumpliendo el objetivo. No se les exige que comparen su consumo de este año con el de 2013, y pocas lo han hecho, según halló The Associated Press.

La AP le preguntó a las 11 agencias o departamentos que utilizan la mayor cantidad de agua cómo fue su consumo durante el primer semestre de 2014 en comparación con el año pasado.

Sólo cuatro pudieron proporcionar información detallada sobre el uso del agua en los edificios que administran, y en algunos casos les llevó varias semanas generar los datos. Otras presentaron algunas facturas de compañías que la suministran después de haber sido contactadas, información que reconocieron era insuficiente para medir la efectividad de los esfuerzos por ahorrar el líquido.

Uno de los mayores usuarios de agua, el Departamento de Transporte de California, proporcionó información de 2014 para las cuentas de consumo en cuatro ciudades y un condado, y no pudo dar ninguna cifra de 2013. La agencia tiene más de 7,500 cuentas.

"Obviamente, tenemos algo más de información por revisar", afirmó el vocero Mark Dinger a través de un mensaje por correo electrónico. La agencia cree que cumplirá o incluso ahorrará aún más agua de lo que solicitó el gobernador, señaló.

La falta de un sistema de registro por parte del Departamento de Transporte y otras agencias es un ejemplo más de cómo el estado pasa apuros para llevar registro de su uso del agua. Un despacho reciente de la AP reveló detalles de la manera en que los reguladores estatales desconocen cuántos billones de litros han sido desviados para su uso en campos de uso agrícola, por empresas y otras entidades que tienen "antiguos derechos sobre el agua" que les permiten recibir el líquido gratuitamente.

Con California bajo el yugo de su peor sequía en una generación, Brown declaró un estado de emergencia el 17 de enero y pidió a residentes y agencias que disminuyan su uso. No hay ninguna penalización por no cumplir con la solicitud.

Sin embargo, los residentes sí pueden enfrentar multas de parte de las autoridades locales por desperdiciar agua.

La Junta Estatal de Control de los Recursos Acuíferos, frustrada al enterarse que el consumo en todo el estado aumentó 1% en mayo en comparación con el año pasado, votó este mes para imponer multas de hasta $500 diarios por desperdicio del agua al aire libre, tal como un riego excesivo de jardines y lavado de aceras.

El contar con un registro sobre el uso del agua de parte del gobierno del estado no es lo mismo que revisar una factura residencial, dijeron funcionarios estatales.

Con miles de cuentas que son cobradas en fechas distintas y diversas maneras de medir el consumo según la compañía que suministra, la labor de compilar los datos ha demostrado ser compleja, dijo Brian Ferguson, portavoz del Departamento de Servicios Generales, que está ayudando a coordinar la respuesta estatal a la sequía.

"No existe una aplicación para el iPad que podamos encender con el fin de hacer esto", advirtió.