Jun 10, 2014

#CifraDelDia 9.300.000 jóvenes chinos toman Un exámen trabajado desde niño


En China tuvo lugar este fin de semana el examen de admisión a la universidad, que probablemente registra el récord de postulantes, aunque comprensible tratándose del país más poblado del mundo.

En efecto 9.300.000 jóvenes chinos se dieron cita en distintos establecimientos de China, para rendir el famoso “gaokao”,  o prueba de ingreso a la universidad. El “gaokao”, Es uno de los exámenes más estresantes y rigurosos del mundo, su sola pronunciación debe desencajar a cualquiera que quiera ingresar a una universidad en China.

Para tener una idea, el examen dura aproximadamente 9 horas. Los más capaces lo pueden terminar antes, pero eso ya es bastante.

Los chinos se preparan como lo suelen hacer ellos, con una rigurosa disciplina. Se han abierto muchas instituciones académicas, exclusivamente para preparar a los estudiantes para el examen de admisión.
Se cuenta el caso de la Escuela de Estudios Secundarios Henshgui, ubicada al sur de Pekín, cuya tasa de ingreso de sus pupilos a la universidad es del 80 %, pero ello a costa de jornadas de estudios que pueden ir desde las 5 y 30 de la mañana, hasta las 22 horas, solo con pequeños descansos para comer y las necesidades.

Hasta la agencia oficial Xinhua ha comentado que esta escuela mantiene como prisioneros a sus alumnos y los convierte en una especie de “robots”.

Las estadísticas demuestran que 3 de cada 5 postulantes aprueban el “gaokao”, esto representa un 60 %. Si se repitiera este porcentaje, habrían aprobado el examen el fin del pasado fin de semana 5.580.000 postulantes. En este sentido todos ellos tendrían garantizado su cupo en alguna universidad, ya que se supone que el número de plazas ofrecidas es de 6.980.000.

Pero 3.720.000 jóvenes quedarán por fuera, al menos en esta oportunidad.

Los resultados de esta prueba de admisión son válidos para cualquier universidad del país. Sin embargo, los mejores calificados tendrán derecho de elegir la mejores universidades, como Beida y Tsinghua, en Pekín; o la Fudan de Shanghai.