Jan 11, 2012

Congreso de EEUU discute leyes para proteger derechos de autor en la web

Se denominan Protect IP Act (PIPA) y SOPA, y podrían cambiar el futuro de Internet. Las iniciativas prevén multas a los infractores y el bloqueo de los sitios que las violen

La iniciativa Protect IP Act, conocida como PIPA, fue presentada en marzo del año pasado en el Senado, por el legislador demócrata Patrick Leahy. Prevé multas y hasta el bloqueo de aquellos sitios que no respeten los derechos de propiedad intelectual en el interior del país.

También estipula restringir el acceso que tienen los ciudadanos estadounidenses a aquellos servidores con contenidos ilícitos que estén alojados fuera del país.


Paralelamente, en la Cámara de Representantes, hay una propuesta similar, que obtuvo mayor repercusión pública. El proyecto para frenar la piratería online Stop Online Piracy Act (SOPA), fue presentado en octubre por el congresista republicano Lamar Smith. Las medidas coercitivas contra quienes violen la norma son similares al proyecto PIPA.
 

Ambas Cámaras tienen agendada para este año la discusión de la nueva legislación, según trascendió. Si bien sólo alcanza a EEUU, se estima que otros países podrían adoptar el mismo camino.

Distintas compañías y portales de Internet, como eBay y Mozilla se expresaron en contra de la medida. Incluso, Facebook, Google y Twitter amenazaron con un apagón virtual en caso de que no se desestime su tratamiento.


Sin embargo, quienes se oponen a estas leyes no producen contenidos. Los que invierten en desarrollo y producción piden que se protejan sus derechos. Organizaciones como la Recording Industry Association of America (RIAA) o la Motion Picture Association of America (MPAA), defensores del copyright en el mundo de la música y el cine respectivamente, están a favor.

En una entrevista con Infobae América, el vicepresidente de Google, Vinton Cerf, había dicho que comprendía que había que proteger "la propiedad intelectual de los cineastas y de los músicos". Aunque sugirió una mesa de discusión entre congresistas, técnicos de Internet y creativos para encontrar el mejor modo de compartir los contenidos sin violar los derechos de autor, ni afectar la libertad y la funcionalidad de la web.